BLOG FISPER

NOTICIAS
4 ENERO 2019
Porque pasar de autónomo a sociedad limitada

Porque pasar de autónomo a sociedad limitada

Las empresas tienen muchas ventajas ante los autónomos, si bien, el paso se suele dar por la facilidad de financiación o por no poner en riesgo el patrimonio personal. Sin embargo, hay muchas más ventajas.

1. Protección.

Una buena razón para constituir una sociedad es proteger el patrimonio personal, cargando a la sociedad con la responsabilidad del negocio, puesto que la sociedad responde con el capital social, mientras que el autónomo responderá de las deudas con todo su patrimonio presente y futuro.

2. Pagar menos impuestos.

Cuanto mayor sean los ingresos menos interesa seguir como autónomo. Esto se debe a que el autónomo tributa por el IRPF mientras que la sociedad lo hace por el impuesto de sociedades. En la actualidad el impuesto de sociedades es un 25% sobre la base imponible y de un 15% durante los dos primeros años para las empresas de nueva creación. Mientras que el IRPF es un impuesto por tramos, es decir, cuantos más ingresos mayor es el porcentaje a pagar.

Además el impuesto de sociedades tiene más desgravaciones que el IRPF. Es recomendable que se estudie la posibilidad de cambiar de autónomo a sociedad cuando los ingresos superen los 80.000 o 90.000 euros.

Lo más sensato, si la única razón para hacer una sociedad reducir la carga fiscal, es calcular y comparar el rendimiento neto o beneficio siendo sociedad y siendo autónomo para comprobar que modalidad es más beneficiosa.

3. Conseguir financiación

La financiación que los bancos y cajas ofertan a los autónomos es casi la misma que ofertan a los particulares, por lo que éstas ofertas no suelen cubrir las necesidades que el autónomo tiene como empresario.

4. Para contratar con grandes compañías.

Si tienes intención de contratar con grandes compañías no podrás elegir entre ser autónomo o sociedad, puesto que solo contratan con sociedades. Esto es debido a que cierta información de las sociedades es de acceso público y gracias a ello pueden calcular tu solvencia y, si se da autorización, comprobar que estés al día de tus obligaciones fiscales.

5. Beneficios al contratar empleados.

La contratación de empleados es una de las deducciones que existen en el impuesto de sociedades. Si ya tienes empleados como autónomo puedes subrogarlos en la sociedad. Los empleados no se verán perjudicados por este cambio ya que según lo establecido en el artículo 44 de Estatuto de los Trabajadores, los empleados mantendrán las mismas condiciones laborales y a su vez la empresa verá reducida su carga fiscal.

6. Imagen

Por desgracia, en ocasiones al buscar un proveedor se busca una sociedad porque se asocia el buen hacer o la profesionalidad con la existencia de una sociedad. Si en tu sector existe ésta discriminación deberías plantearte dar el salto el salto.

Por otro lado, la carta de presentación de una empresa es ciega, puesto que no se distingue edad, sexo o raza. Es decir, que la primera impresión que tengan de tu empresa serán el trabajo y los logros conseguidos.

7. Si cotizas en estimación objetiva o módulos.

Si cotizas en estimación objetiva o módulos e ingresas más de 250.000 euros al año (200.000 euros en el caso de actividades agrícolas y ganaderas) no tienes más remedio que pasar a estimación directa o hacer una sociedad y pasar a tributar por el impuesto de sociedades.

8. Para incluir a socios.

Cuando el negocio cuenta con más de un empresario es recomendable constituir una sociedad. Por un lado, para limitar el riesgo, y por otro, en caso que surjan diferencias irreconciliables se acogerá a la legislación mercantil, que resolverá una posible disolución de la sociedad o la salida de socios.

9. Acceso a licitaciones y concursos públicos.

Un requisito indispensable para acceder a una licitación o aun concurso público es la de ser sociedad. Además deberás tener las cuentas saneadas y solvencia para poder tener acceso.

Si tras sopesar todos estos puntos decides que es el momento de dar al salto a sociedad también has de saber que una sociedad conlleva un mayor control en la contabilidad y más burocracia para constituirla. No tienes que preocuparte de todo esto si tienes un asesor que te guie y te ayude en el proceso de transformación.

2016 © Fisper. Todos los derechos reservados.
Diseño por Brigadoon. Desarrollo por Opala Center